Mi router o su router…

Estas últimas semanas han aparecido un par de noticias relativas a compañías que proporcionan a sus clientes routers y que después hacen un uso no consentido sobre el mismo. ¿Hasta qué punto puede una compañía interferir en las comunicaciones y dispositivos que tenemos en casa?

El primer caso tenemos a la poderosa Cisco, que en el nuevo Firmware de sus populares Linksys, obligaba a registrarse en un servicio propio que otorgaba a la compañía la potestad de controlar nuestros accesos e incluso restringir el acceso a determinados lugares. Evidentemente, tras el escándalo pertinente, Cisco ha anunciado la rectificación de las condiciones y se permitirá a los usuarios que compren sus productos disponer del mismo y administrarlo como mejor crean. En todo caso, recordar que existen iniciativas de Fims personalizados como son los OpenWrt.

 La agencia de comunicación de Cisco en España nos señala un post que Brett Wingo, vicepresidente de Cisco, ha escrito en el blog de la compañía. En el presenta las rectificaciones que han hecho para responder a la polémica levantada con el último firmware de algunos routers Linksys, que obligaba a registrarse en su servicio en la nube para poder utilizar el router. Registrarse en Cisco Connect Cloud implicaba aceptar unos términos de uso que autorizaban a Cisco a almacenar datos sobre la actividad del router y contemplaban suspender el servicio por acceder a contenidos pornográficos o ilegales.

 Por otro lado, el proveedor de datos español Ono, lanzó en Alicante un proyecto para utilizar la infraestructura de routers desplegados en los locales de sus clientes para ofrecer un servicio de acceso wifi a todos sus clientes en general. Básicamente se trataba de utilizar el router que ha colocado a un cliente (cliente que paga por él, lo tiene en su local y lo alimenta) y convertirlo en un nodo de una red wifi abierta a los clientes, sin el consentimiento expreso del propietario del router ni compensación alguna por el alquiler del mismo. Polémico e intrusivo sin duda. Veremos en qué queda el asunto…

Sin Respuestas