King of Tokio: De roles y comportamientos

Como ya comenté el juego de tablero King of Tokio ha sido la revelación de la temporada hasta el punto de que cada uno de los jugadores ha asumido como propio uno de los personajes existentes. De esta manera, ha enriquecido el juego con un discurso y comportamiento particular, y en ocasiones con personalizaciones de poderes similares.

Por un lado tenemos a un King belicoso en extremo y un Mecharabbit temido por sus mamporros tremebundos. Por otro lado el Megadragon es famoso por sus finales de infarto (tanto para ganar como para despedirse) ,y un grumo de monstruos apocados que no gustan mucho de entrar a Tokio. Entre ellos destacaba Gigazaur como personaje no belicoso por excelencia aunque últimamente parece haber encontrado función a sus tremebundas garras y empieza a sentirse más cómodo en la jauría. También Alienoid encuentra difícil entrar a Tokio aunque quiera y muchas veces toma el papel de gallinita tras un edificio para concentrarse en ganar puntos y poderes que lo preparen para la vida moderna. En fin, un juego simple que da muchas opciones y con el que pasamos tardes inolvidables con jugadas maestras como la que os muestro en la foto.