Trabajos forzados

Siempre hemos oído hablar de condenas a trabajos forzados dónde los presidiarios realizaban agotadoras tareas para compensar en parte a la sociedad mientras duraba su periodo de castigo. Ahora, las nuevas tecnologías cambian el modelo en China dónde los condenados son obligados a jugar a juegos de rol en línea para conseguir créditos y materiales que más tarde serán vendidos para conseguir dinero

La verdad es que los mecanismos de farming en MMORPGs son habituales, existen empresas  y particulares que se dedican a subir de nivel personajes para después venderlos. Vista la rentabilidad, no me extraña que  pongan a los presos a acaparar objetos.

De este modo, según explica Liu a The Guardian, los jefes de las prisiones podían ingresar entre 5.000 y 6.000 yuanes (entre 543,9 y 652,7 euros) al día. Es decir, obligando a los presos a jugar a juegos de rol en línea, obtenían más dinero que con las labores físicas, que van desde la minería al ensamblaje de asientos de coche.