Minidosis

Hace tiempo que voy acumulando las noticias y artículos interesantes que me gustaría comentar, pero ha llegado un momento en que me falta tiempo material para escribir sobre ellos y he decidido ofreceros el material  en un artículo conjunto. Como es previsible que la situación se repita voy a bautizar la sección como Minidosis. Así que no dejéis de tomar vuestra capsulita de M26 y leed, pensad y razonad con las noticias.

Empecemos por la parte lúdica, el popular stick USB para PS3 que viene comercializandose en todo el mundo y que permite la ejecución de copias de seguridad en la PS3 ha sido declarada legal en España y no solo eso, sino que se ha condenado a Sony a pagar una indemnización a estas compañías. La base del proceso está en la libertad para usar la PS3 para los fines que quiera su propietario y por la posibilidad de cargar software propio sobre el dispositivo hardware.

Un juzgado de Barcelona, encargado del litigio entre Sony y varios negocios que distribuyen dispositivos ‘PSJailbreak’, un puerto USB que permite utilizar juegos piratas en la consola PlayStation 3, ha sentenciado que la venta de estos aparatos es legal en nuestro país. La sentencia retira las medidas cautelares que prohibían la venta de ‘PSJailbreak’ y obliga a Sony a pagar las costas del proceso e indemnizar con un mínico de 35.500 euros a cada una de las empresas demandadas, por los daños y perjuicios causados por la prohibición preventiva de la venta del dispositivo.

Una de seguridad informática, se ha desvelado el patrón que permite a las operadores de datos generar las contraseñas por defecto de los routers Comtrend. De esta manera, todos aquellos que mantienen la configuración por defecto con las claves de la operadora se encuentran en situación vulnerable y deberían cambiar de inmediato sus contraseñas wifi. Una muesta más de la inseguridad inalámbrica que nos rodea…

Seguridadwireless ha averiguado el patrón utilizado por ambas operadoras para configurar las claves WPA por defecto con las que se proporciona el router a los clientes. Una herramienta online permite calcularla simplemente introduciendo el nombre de la red (WLAN_XXXX y JAZZTEL_XXXX) y la MAC del punto de acceso, dos datos públicos que el router transmite constantemente.

Ahora una de libros electrónicos, el Kindle de Amazon se ha visto presa de nuevo del control de la compaía sobre el contenido adquirido. Kindle almacena en una cuenta virtual los libros comprados y permite su descarga a través del 3G para ubicarlos en el dispositivo. Bien, el caso es que Amazon está censurando algunos contenidos que los usuarios han comprado previamente borrandolos de sus cuentas. Por mi parte, prefiero tener el control de todo mi contenido en local en mi apreciado lector de ebooks Papyre. ¿Y vosotros?

las dudosas tacticas post-venta de Amazon sigue en pie, y sigue eliminando libros comprados de los Kindle de los usuarios sin aviso alguno. Ahora le ha tocado el turno a ciertos libros de tematica erotica, mas en concreto, aquellos que tocan el incesto. En el blog de una de las autoras afectadas, puede uno leer anonadado que un cliente, al protestar y reclamar la devolucion del dinero por la compra de un libro que despues le fue robado de su Kindle, recibio una reprimenda por parte del servicio de atencion al cliente de Amazon, basandose en “la gravedad del libro que habia comprado”

Y ahora, nos metemos con el gobierno a propósito de la recientemente no aprobada Ley Sinde (s¿erá de Sin Derechos?) que pretendía y aún lo pretende en cuanto consigan aprobarla de alguna oscura manera, controlar y censurar el contenido de páginas web sin seguir los cauces legales procedentes y sin respetar la presunción de inocencia de las mismas. El caso es que existen ya multitud de sentencias absolutorias de páginas de enlaces a descargas en España, pero a ellos no les gusta y por eso se quieren saltar la ley a la torera. más explicación del asunto en:

en España los enlaces p2p no son delito. En 10 casos ha habido sobreseimientos libres a diversas páginas de enlaces en varias audiencias provinciales. En los únicos casos donde ha habido una sentencia condenatoria ésta ha sido “de conformidad”. Es decir, se ha llegado a un pacto con los denunciantes en el que el acusado se declara culpable y no se juzga el fondo del asunto. La ley Sinde está pensada para para quitarse de en medio a los jueces y sustituirlos por un órgano administrativo. Si la justicia no ha dado la razón a la industria en sus demandas de cierre de páginas de enlaces, la “solución” era saltársela.

Y acabamos con otro palo al gobierno, que es que se está luciendo últimamente. El Ministerio de Cultura privatiza la gestión del ISBN. Antes era un trámite gratuito que podía efectuar cualquier persona física y ahora, en manos del Gremio será objeto de 3€ de pago y perdemos otro servicio público. Además, dejamos el control de las publicaciones a una entidad privada y partuicular con sus intereses particulares muy vinculados a la propia SGAE y similares. Otra dosis de poder concedida al sector…

Cualquier libro destinado a la venta en cualquier lugar del mundo lleva un número que lo convierte en único: el ISBN (International Standard Book Number). La titularidad de ese código que facilita la identificación de autor, título, editor, traductor, fecha y ciudad de edición y número de páginas pertenece a una agencia internacional con sede en Londres. Hasta hoy, su gestión en España corría a cargo del Ministerio de Cultura; desde mañana estará en manos de la Federación del Gremio de Editores de España (FGEE)