Reinstalar Compaq Mini CQ10-110ES

Hace tiempo que no invierto tiempo en mantenimiento y reparación de equipos. La migración a la que suelo someter a mis conocidos a versiones estables de Linux hace que los problemas posteriores se minimicen en gran medida y disuade a unos pocos que no ven con buenos ojos abandonar su maravilloso (según ellos) XP. Aún así, siempre quedan los ineludibles compromisos familiares que fuerzan a que te pongas de nuevo el mono de trabajo. En esta ocasión un Compaq Mini CQ10-110ES que estaba saturado de basurilla informática y precisaba de una reinstalación.

La verdad es que reinstalar un equipo puede resultar mucho más laborioso de lo que la gente cree y se necesitan grandes dosis de paciencia y constantes búsquedas de información para realizar el proceso eficientemente. Con los portátiles todo se acentúa por la necesidad de encontrar los drivers necesarios y sobretodo por la falta de lectores de CD/DVD. Los profesionales que se dedican a estos menesteres diariamente tienen automatizadas una serie de herramientas y recursos que minimizan su esfuerzo, pero a mi siempre me pilla sin recursos cosa que me causa más de un dolor de cabeza. Veamos el proceso de reinstalación de XP…

  • Inicialmente me proporcionaron una unidad externa de CD que aparentemente funcionaba bien. El problema apareció cuando la Bios del portátil no la detectaba como unidad de arranque. De modo que la cosa se complicaba un poquito más y necesitaba de medios alternativos de instalación. A priori se me presentaban dos alternativas, o bien realizar una instalación a través de la red o preparar un USB de arranque con el XP preparado para su instalación. Opté por esta segunda opción.
  • Para ello, busqué información al respecto y me gustó un tutorial de instalación de XP a través de USB que me dio a conocer la herramienta WinSetupForUSB. Con dicha herramienta, paciencia y utilizando el CD de XP se preparó un USB autoarrancable preparado para instalar. Probé con tres USB diferentes hasta que encontré uno que no me dio problemas al realizar el arranque. la cosa parecía cercana a solucionarse.
  • Conecto el portatil, ajusto el arranque a través del USB y se inicial el proceso de instalación de XP. Al poco tiempo, me encuentro con una conocida pantalla azul con un error grave del sistema que interrumpe el programa de instalación. De nuevo me veo abocado a una larga búsqueda en internet sobre el problema en cuestión. La solución la encuentro en los drivers SATA del portatil y a través del siguiente tutorial y usando la aplicación nLite, procedo a personalizar una instalación de XP con los drivers necesarios para el correcto funcionamiento del disco duro.
  • De nuevo procedo a quemar un USB, esta vez con la versión personalizada de XP junto con los drivers SATA pertinentes y esta vez no hay problema. El proceso de instalación avanza y procedo a la reinstalación. Mientras tanto, toca de nuevo navegar a la web de HP para descargar los controladores específicos del portatil. Esta tarea fue más sencilla, ya que el fabricante proporciona todo el material de forma sencilla.
  • De modo, que una vez termina la instalación y procedo al primer arranque empieza el martirio de las actualizaciones. Primero los drivers específicos de pantalla, red y tarjeta inalámbrica y webcam, entre otros. Después, toca actualizar el XP, de modo que lo conecto a mi red y lanzo el Windows Update. Unas tres horas y varios reinicios después, el equipo se encuentra actualizado.
  • Pero la cosa no acaba ahí, faltan muchos programas y utilidades que instalar ya que un sistema operativo pelado no nos sirve. Procedo a instalar el paquete ofimático, el antivirus gratuito de turno, y el pack de aplicaciones de supervivencia necesarias: Flash, PDF reader, codecs, winrar,… Uf, espero no olvidarme de ninguno importante.
  • El equipo funciona como una seda ahora que está todo bien limpio. El caso es que mi experiencia me dicta que el tiempo medio de vida de un XP en manos de usuarios no avanzados suele ser más bien escaso. La instalación de programas y servicios de manera despreocupada, y el trasiego constante de USB no controlados favorece la aparición de troyanos y virus en ordenadores compartidos. Y no hay una cosa que me moleste más que dedicar horas a faenas que no sirvan para nada, así que al menos, hagamos las cosas bien y preparémonos para la siguiente petición de asistencia: “…vuelve a funcionar mal, mira a ver si le das un toque mágico de esos que no te cuesta nada…
  • Queda pues, realizar el clonado del disco duro antes de devolver el portátil a sus propietarios. Para ello, ya que no tengo el material necesario disponible, debo quemar otro USB con el Conezilla y lanzar una copia de la imagen del disco actualizado y pulcro para una posible restauración futura del mismo. Conecto un disco duro externo y a través del Conezilla se realiza la imagen en apenas 40 minutos.

En total, unas 10 horas de trabajo intenso preparando los recursos y procediendo a la instalación. Calculo que de haber tenido las herramientas preparadas el coste temporal del proceso habría sido de 2 horas de trabajo desatendido (lanzar instalación, actualizar y añadir programas, realizar imagen), mientras que ahora estoy en disposición de reinstalar directamente mediante el volcado de la imagen en apenas 30 minutos de trabajo desatendido. Aún así, no puedo evitar tener la certeza interna de que  todo se romperá en poco más de una semana de uso., de modo que mejor conservo el USB de Clonezilla y la imagen realizada a mano…

Comentarios
  1. Hace 7 años
  2. Hace 7 años
  3. Hace 6 años
  4. Hace 6 años
  5. Hace 6 años
  6. Hace 6 años
  7. Hace 6 años
  8. Hace 6 años
  9. Hace 6 años
  10. Hace 6 años
  11. Hace 6 años
  12. Hace 6 años
  13. Hace 5 años
  14. Hace 5 años
  15. Hace 5 años
  16. Hace 5 años
  17. Hace 3 años