Estandarización de juegos

Hace unas semanas, algunos alumnos me preguntaban sobre la manera de hacer funcionar unos juegos de PC que habían adquirido de segunda mano en su equipo de casa. Indicaban que no eran capaces de averiguar si cumplían o no los requisitos pertinentes de cada juego. Tras una breve explicación sobre cómo comprobar dichos datos, su conclusión fue rápida y fulgurante: mejor nos compramos la Wii.

Evidentemente,el gran avance de las consolas se debe a que han estandarizado unos requisitos adaptados a un hardware concreto. De esta manera, no debes preocuparte de requisitos específicos de memoria RAM o tarjeta gráfica, sino que te limitas a pillar un juego para tu plataforma con la seguridad que funcionará a la primera y sin incidencias.

Ya en mi época de jugador de PC experimente en mis carnes dicho problema y siempre me he preguntado el por qué de la falta de unos estándares uniformes que definan y aglutinen requisitos para los PC y los juegos que salen para esta plataforma. Una etiqueta sobre el PC comprado del estilo “PC Game A” que defina un rango de requisitos aceptables, de modo que la industria de desarrollo pueda lanzar versiones de juegos para diferentes plataformas sin problemas de compatibilidad. A pesar de la complicación que supone poner de acuerdo a diferentes fabricantes, la creación de estándares es básica en cada aspecto del desarrollo tecnológico, y difícilmente podía prosperar este mercado sin tal acuerdo.

Sin embargo, no se ha creado un modelo estandarizado de requisitos y por ello, cada día más, la tendencia es a utilizar plataformas específicas de juego obviando la potencia de los ordenadores clásicos de escritorio. Playstation, Nintendo y el propio Microsoft han focalizado esfuerzos en plataformas cerradas facilitando la implantación de un mercado fuerte de juegos que desbanca a la vieja industria de creadores para PC.

Ahora bien, se acerca un momento crítico que puede  cambiar la estructura de este tipo de mercado y uniformizar los contenidos independientemente de la plataforma utilizada: Jugar a través de la red sobre una máquina servidora remota. Ya que la máquina remota es la que realmente ejecuta el juego, sólo necesitamos una conexión estable y de baja latencia, a través de  la cual, un cliente sin prestaciones especiales acceda a dicho contenido. ¿Llegaremos con el desarrollo de esta tecnología a un estándar definitivo?

Comentarios
  1. Hace 6 años
  2. Hace 6 años