CPD desastre

El Centro de Procesado de Datos (CPD) es el recinto o ubicación que aglutina los recursos necesarios para el procesamiento de datos de las empresas. principalmente incorpora los servidores y en muchos casos también los elementos de interconexión central necesarios en las estructuras de cableado estructurado. Es un espacio crítico que debe protegerse de una serie de problemas para preservar el buen funcionamiento de los equipamientos electrónicos que contiene.

Fundamentalmente, podemos destacar los siguientes aspectos problemáticos a tener en cuenta,  junto con las medidas empleadas en su mantenimiento y preservación:

  • Seguridad: Acceso restringido, lectores de huellas, cerraduras de seguridad, equipamientos redundantes.
  • Estabilidad y suministro eléctrico: Equipos electrógenos y SAIs para mantener suministros continuos y estables ante apagones o picos de la red.
  • Control ambiental: Refrigeración por aire acondicionado, sensores de humedad, detectores de fugas de gas y agua.
  • Orden y limpieza: Evitar acumulación de polvo que pueda obstruir ventiladores, etiquetar y documentar, disposición ordenada del material, techos y suelo falso.

En conclusión, queremos un CPD limpio que cuente con los elementos necesarios accesibles y bien etiquetados, con un sistema de SAI y aire acondicionado funcional. Ahora bien, la realidad supera en muchos casos las peores expectativas creadas. Hace unos días me enfrenté a un CPD tremendamente alejado de la realidad. Os cuento:

El recinto está dispuesto en una planta baja, en una estancia anexa que cuenta con un acceso restringido adecuado con una puerta metálica. Desde el CPD se tiene una vista excelente del exterior a través de las amplias cristaleras que permiten la entrada del sol durante unas cuantas horas, carece de sistema de refrigeración pero cuenta con la presencia de unas tuberías y radiadores de agua caliente que mantienen al operador bien calentito en invierno. Además, existen un par de SAIs desconectados y apilados en un extremo de la sala, cubiertos de polvo y revistas de informática viejas. No hay sistemas de redundancia (si excluimos los “dos” radiadores) y el etiquetado es obsoleto no reflejando la realidad actual. Los servidores están dispuestos entre máquinas paradas que no tienen ninguna función pero hacen que el conjunto asuste más, y por supuesto, las cajas vacías se amontonan en ambos lados. Los cables de red cruzan la sala de lado a lado pero pueden esquivarse con un poco de práctica y pericia. Las bocas de los switches están llenas de cables sin utilidad que alguien puso y nadie quitó. Todo ello, surtido con un dedo de polvo, pelusas y hasta algún que otro molusco gasterópodo que ha ubicado su residencia definitiva en el CPD.

Desolador… Tras la intervención de urgencia, el CPD, a pesar de sus limitaciones, quedó en unas mínimas condiciones de trabajo y hasta es posible sentarse en la silla del operador sin llenarse de telarañas. Faltaría bastante trabajo para adecentarlo, pero al menos ahora está lo necesario sin polvo ni trastos. En fin, que uno se encuentra de todo por el mundo. ¿Y vosotros qué tipo de CPD  queréis/tenéis?

Comentarios
  1. Hace 6 años
  2. Hace 6 años
  3. Hace 5 años