Leer o escuchar

Parece un tanto surrealista esta disquisición: leer o escuchar. La verdad es que estamos acostumbrados a leer libros, y de hecho, grandes cantidades de libros acostumbraban a llenar las estanterías de casa. Más tarde, con el auge de los libros electrónicos cada vez se lee más en este tipo de dispositivo evitando el papel y sobretodo la acumulación de papel. Sin embargo, mientras que unos hemos pasado del estadio de “lectores de papel” a “lectores de bits”, otros han dado directamente el salto al mundo de los Audiolibros.

Con dispositivos multimedia portátiles, reproductores de MP3 y móviles principalmente, es fácil colocarte los auriculares, cerrar la luz o los ojos y limitarte a escuchar una novela. Y cuando digo escuchar no me refiero a esos bodrios leídos por una voz sintética, sino a verdaderos libros leídos por personas que le dan entonación, diferencian a los personajes y en definitiva le dan el color necesario a la narración. Personalmente no he sido capaz de llegar a este estadio y de momento me contento con ser un lector de bits, pero tengo que reconocer que no tardará en triunfar el Audiolibro a todos los niveles.

La cantidad de recursos libres es cada día más elevada y tenemos muchas alternativas válidas y legales para conseguir libros en formato digital. Una de las más interesantes es por supuesto, el proyecto Gutemberg que va recopilando títulos en diferentes idiomas libres de derechos. Por otra parte, otros movimientos de voluntarios intentan crear versiones libres de Audiolibros en proyectos como LibriVox. El material en castellano es limitado pero en inglés ya se ofrecen grandes cantidades de material y sobretodo géneros diferenciados con gran calidad de narración para ser escuchados por todos.

Vosotros qué preferís, ¿leemos o escuchamos?