El ojo del mundo

Si en la entrada correspondiente a la precuela de la Rueda del Tiempo ya comentaba sus muchas similitudes con la saga de la Espada de la Verdad, ahora con la lectura del primer volumen se ven claras analogías con la literatura de Tolkien. Tanto los personajes, calcados a los del Señor de los Anillos, como algunos hilos argumentales seguidos por Robert Jordan, no hacen más que sugerir una vuelta a los orígenes.

Si hacemos un pequeño resumen con similitudes podremos colocar la siguiente tabla sin demasiada complicación:

  • Comarca = Dos Rios
  • Balrog = Renegados
  • Sauron = Ba’alzamon
  • Mordor = Thakan’dar
  • Moria = Mashadar
  • Monte del Destino = Shayol Ghul
  • Orcos = Trollocs
  • Nazgûl = Myrddraal
  • Gollum = Padan Fain
  • Lan = Aragorn
  • Moiriane = Gandalf
  • Ent = Ogier

Como podemos leer en el artículo The Eye of the World en la Wikipedia:

Robert Jordan has stated that he consciously intended the early chapters of The Eye of the World to evoke the Shire of Middle-earth  in J. R. R. Tolkien’s The Lord of the Rings. Other strong allusions to The Lord of the Rings exist as well, particularly the incorporeal and invisible Dark Lord, the dark home realm of Mordor compared to Thakan’dar (as well as Shayol Ghul to the fiery pit of Mount Doom), obvious similarities between Trollocs and Orcs, Myrddraal and Nazgûl, Padan Fain and Gollum, Lan and Aragorn, Moiriane and Gandalf, Ogier and Ent.

Además, el curso de la acción se dispone también en acciones similares en su camino a Tar Valon (Rivendel?) dónde el grupo se separa en un momento dado por causas forzosas, tienen encuentros con Semihombres (Nazgûl), pasan por una ciudad en ruinas con grandes peligros que incluso los trollocs rehuyen (Moria) y hasta la escena de Gandalf contra el Balrog casi se reproduce con un Renegado.

En conclusión, más de lo mismo y con baja calidad. Francamente, tanto Tolkien (el clásico e inigualable creador de fantasía) como Terry Goodkind aportan muchos más ingredientes originales y atractivos a la historia. Robert Jordan queda bastante en segundo plano al proponer algo ya leído y repetitivo. Aun así, voy a darle la oportunidad e intentaré acabar los tres primeros volúmenes pero imagino que o mucho cambian las cosas o no acabaré la saga completa.

Sin Respuestas