Talismán

Hemos tenido ocasión de jugar una partida a Talismán, un juego de tablero en el que varios personajes épicos siguen una búsqueda que les lleve al tesoro definitivo: la legendaria Corona de Mando.A través de diferentes misiones o eventos los jugadores van mejorando su personaje, en rivalidad constante con el resto de jugadores hasta encontrarse preparados para arriesgarse a conseguir la Corona de Mando.

La verdad es que el juego en sí es muy simple y no requiere especial atención o dedicación, de modo que cualquiera puede jugar con rapidez. Eso sí, no esperemos nada estratégico ya que la suerte influye en gran medida en el devenir del juego que transcurre sin demasiados altibajos hasta llegar un momento épico en el que finalmente los personajes compiten descaradamente por el control.

Como curiosidad, la ambición de progresar rápidamente puede llevar fácilmente a que los jugadores se conviertan en sapos dejando su equipo como despojos para los rivales más rapiñadores. Además de las situaciones divertidas propias de las situaciones de juego, la partida ha culminado con una lucha sin cuartel a los pies de la Corona de Mando . Entretenido al fin y al cabo, pero sin ninguna pretensión más allá de pasar un rato agradable.

Comentarios
  1. Hace 7 años