Ninisterio: la solución

La problemática actual con la integración al mundo laboral de jóvenes de 18 a 25 años y en general, la falta de valores de esfuerzo y trabajo que imperan en este sector, pone en evidencia las carencias del sistema para dar salida a este grumo de ciudadanos que algunos han dado en denominar Generación Ni-Ni que viene a decir: “Ni estudian ni trabajan” o “Ni quieren ni pueden“.

El sistema productivo necesita de trabajadores activos que muevan el engranaje del capitalismo y a su vez mantengan el fondo de pensiones para el futuro. La despreocupación generalizada y la falta de empleos que colmen las expectativas de estos niniciudadanos está provocando un desajuste en el mercado que pone en peligro todo el sistema (y posiblemente esté también detrás de la actual crisis). Por tanto, siendo responsabilidad del Estado el velar por el futuro de estos niniciudadanos, responsabilidad exclusiva del mismo ya que las familias y los individuos no pueden ser desamparados en ningún caso, se propone la creación de un nuevo Ministerio que resuelva la situación.

Este nuevo Ministerio creado para resolver el problema del fracaso escolar, la inserción laboral de los jóvenes y el paro en colectivos jóvenes, todo de una misma tacada, es el llamado Ninisterio o Ministerio de Ni-nis. A diferencia del resto de ministerios españoles carecerá de funcionarios formados y preparados para evitar la burocracia innecesaria, estando formado exclusivamente por niniciudadanos acreditados. La labor (porque seria contraproducente llamarlo trabajo) consistirá en organizar botellón, juergas y fiestas en un horario flexible y sin necesidad de desplazamientos al edificio ninisterial. Eso sí, el sueldo mensual será de 2.000€ netos más complementos en función de las dietas y desplazamientos, siendo en estos momentos estudiada la posibilidad de que sea una renta vitalicia al transcurrir más de 2 años en estado de niniciudadano acreditado.

Aclarar a los malpensados que piensen que se les paga a estos individuos por nada, que con esta medida: se reducirá el paro juvenil en un  90% (que quedan algunos abstemios o simplemente vagos que no realizaran los castings para acreditarse) y pondrá en funcionamiento el consumismo del despilfarro que tanta falta nos hace. Con un poco de suerte se independicen dejando de molestar en casa y la delincuencia callejera bajará un 50% (al menos!). Y todo por un simple recargo que saldrá de las nóminas de los trabajadores y un pequeñísimo aumento de los impuestos generales: ¡todo ventajas!

No esperes más para disfrutar de estas ventajas: ¡Acredita tu niniciudadanía ya!

Evidentemente, todo lo anterior es fruto de un episodio agudo de ironía tras ver algunas noticias, programas y comentarios de la TV. Lamento decepcionar a los niniciudadanos  ilusionados por esta falsa noticia, pero si quieren ser algo en la vida les va a tocar partirse la espalda trabajando, seguir esperando a que les caiga del cielo una saca de billetes o simplemente vivir del cuento mientras su familia les aguante. Triste pero cierto.