Recuperando información borrada por error

Perder datos personales irreemplazables como fotos o vídeos de infancia es una tragedia, y es por ello, que no dejo de recomendar a los amigos y familiares que planifiquen un sistema de copias de seguridad para evitar este tipo de catástrofes. El primer paso, es ser consciente de las limitaciones tecnológicas de algunos dispositivos que los hacen poco aconsejables de cara a mantener información a largo plazo. De esta manera, están totalmente desaconsejados los pendrives, CDs y DVDs. Además, cualquier dispositivo es susceptible de fallar o romperse, de manera que la redundancia es más que obligada. Lo interesante es disponer al menos de dos copias de la información en dispositivos externos no conectados al PC, aunque existen alternativas para usuarios avanzados como un NAS con RAID en casa o incluso disponer de una copia en alguna de las muchas nubes privadas existentes.

Así y todo, no es extraño que te pregunten ante una incidencia sobre la manera de actuación. Si bien es cierto que existen aplicaciones para recuperar la información, suelen ser tediosas y en muchos casos no se consiguen buenos resultados ante defectos o errores del dispositivo. De hecho, hay empresas que cobran (y muy mucho!) por este tipo de servicios sin dar ninguna garantía de éxito.

Recientemente, un familiar ha tenido un pequeño problema: un borrado por error había dejado a cero su disco de fotos y no veía manera de recuperarlo. La buena suerte, fue que contactó de inmediato y dejó de usar el dispositivo ya que cualquier nueva escritura podía complicar la recuperación de archivos. Además, el dispositivo no estaba dañado, de manera que la recuperación era muy viable. Finalmente, el dispositivo llegó a mis manos y tras probar un par de aplicaciones gratuitas se pudo restaurar la mayor parte de la información.

En primer lugar probé con Kickass Undelete, que aunque recuperaba el contenido sin problemas, no me dejaba opción para mantener la estructura de carpetas de la información restaurada y acumulaba todos los ficheros en una carpeta única. Después opté por Recuva en su versión gratuita, y me vi gratamente sorprendido por su facilidad de uso. Cambiando un par de parámetros de las opciones accedí al dispositivo y se realizó la restauración a otro dispositivo sin ningún problema.

Finalmente, ha quedado todo en un buen susto y la información ha sido recuperada en su mayor parte, pero recuerda que es mejor mantener copias de seguridad que lamentarse después de la tragedia.