Seamos serios: Erasmus sí!

El programa Erasmus que facilita el intercambio de estudiantes universitarios en el marco europeo ha sufrido un nuevo ataque por parte del Ministerio de Educación. A primera hora los informativos anunciaban la publicación en el BOE de una medida que suprimía a posteriori las ayudas que por este concepto iban a ingresar muchos estudiantes.

Con esta medida se ha vuelto a poner sobre la mesa las intenciones del ministro Wert con respecto a la educación pública. Retirar a toro pasado unas ayudas para ahorrar unos 15 millones de euros del presupuesto actual, sin consenso, ni dialogo, ni medida de las consecuencias, son ya parte de las maniobras a las que nos acostumbra este individuo. Sin embargo, esta vez la opinión pública ha podido forzar una rectificación parcial y, Wert no ha tenido más remedio que dar marcha atrás para que esta medida no afecte a los alumnos que están cursando la beca Erasmus durante el presente curso escolar.

Otro cantar, será el futuro de estas ayudas a partir del próximo curso en el que es probable que se supriman estas ayudas de forma definitiva en las condiciones actuales. Un gran error, en mi opinión, dado que el programa Erasmus es uno de los pilares que puede sustentar el futuro de la Unión Europea en su conjunto. Creo que contribuye más que ningún otro sistema a que la gente joven conozca otras culturas y países, que establezcan vínculos con otros pueblos de Europa y que despierte su sentimiento de unidad.

El titular de Educación ha señalado que el Gobierno ha entendido las demandas de los alumnos con beca Erasmus que ya habían iniciado el curso y, por ello, una nueva orden ministerial permitirá que todos ellos reciban por parte del Estado una ayuda idéntica a la percibida el año anterior.[…] En la primera orden ministerial, Educación había decidido exigir a los estudiantes haber sido beneficiario de una beca general universitaria el curso pasado para poder obtener el complemento ministerial para la beca Erasmus este año. En función de esa reflexión, ha explicado que “se ha decidido con carácter transitorio y limitado únicamente a la convocatoria 2013-2014, establecer mediante una nueva convocatoria que no anula anterior, generalizar a todos los becarios Erasmus una ayuda complementaria a cargo del Estado que, por lo menos, iguale la cantidad que recibieron el año pasado”.

Por mi parte, disfruté en su momento de una beca Erasmus, gracias a la que puede conocer una cultura muy diferente y realidades radicalmente diferentes a las que estamos acostumbrados. Aunque a nivel técnico no resultó en una gran mejora de conocimientos, es cierto, que a nivel personal este hecho ayudó a enriquecer mi bagaje cultural y me permitió mejorar en valores. Desarrollas autonomía, conoces gente, estableces vínculos de afinidad con otros países y en definitiva, vives otras realidades que ayudan a crecer como ciudadano. Existen infinidad de aspectos relevantes que se adquieren con una simple estancia en el extranjero. Ir de Erasmus no es ir a beber cerveza y enlazar borracheras señores, ser Erasmus supone un salto cualitativo en la formación como ciudadano y como persona. Es un paso en el avance a la moderna Unión Europea. Seamos serios y apostemos decididamente por programas tan valiosos. ¡Erasmus sí, ahora y en el futuro!

Cartell-del-programa-Erasmus