reCaptcha y Duolingo

Muchos de nosotros hemos cumplimentado un Captcha para validar un acceso, descarga o alta en alguna web. Los Captcha son textos de validación que permiten discriminar si el usuario que lo cumplimenta es un ser humano o un programa informático, es la Prueba de Turing pública y automática para diferenciar máquinas y humanos. Recaptcha va un paso más allá y ofrece dos palabras en vez de una, pero ¿por qué?

 La razón no es aumentar la dificultad del sistema, ni entorpecer a los usuarios. El fundamento es conseguir aunar millones de esfuerzos en el reto actual de reconocer textos escaneados para su paso a formato digital. El tiempo de los usuarios es utilizado para validar palabras que desconocen inicialmente y que los OCR no son capaces de reconocer actualmente. En definitiva, el sistema de reCaptcha nos ofrece una palabra que sabe decodificar y otra que no tiene clara. Al introducir la respuesta, estamos alimentando y ofreciendo un feedback valioso que pueden utilizar para aprender a reconocer nuevas palabras que los OCR no podían detectar antes. Me parece una idea genial que explota la potencia de la masa.

Luis von Ahn sigue metido en proyectos que aprovechen el esfuerzo masivo y su actual reto es conseguir una traducción válida de forma gratuita a través de cursos de idioma gratuitos. La idea básica es utilizar cursos gratuitos en los que los alumnos aprenden y a la vez, de vez en cuando, se incorporan algunas frases que deseamos traducir y que los alumnos completan como un ejercicio más. A través de las respuestas es posible conseguir mejores resultados de traducción para el objetivo de conseguir traducciones gratuitas de textos reales. El proyecto se llama Duolingo y os dejo el video con la charla. ¡Muy interesante!