Fiasco de puchero

Sin lugar a dudas el fracaso más estrepitoso en mis recientes aventuras de cocina. Finalmente me había decidido a realizar un buen “Puchero” aprovechando la mañana del sábado, y no se han salvado ni las pelotitas. El caldo insustancial ha sido la principal merma y seguramente la fuente del desastre. No es que no se pueda comer, pero ni de cerca un manjar deleitoso.

Además de los problemas de espacio en los recipientes y ollas utilizadas, cosa que me ha obligado a dividir la cocción en dos recipientes, los preparados de verdura y carne no están a la altura de un buen caldo casero y han desmerecido el resultado final. De momento, acepto la derrota y me prepararé para un nuevo asalto. Preparaos garbanzos, la próxima vez podré con vosotros…

Comentarios
  1. Hace 6 años
  2. Hace 6 años
  3. Hace 6 años
  4. Hace 6 años