True Blood

Acabo de ver la segunda temporada de esta saga de vampiros y demás seres sobrenaturales. Todo y que el personaje principal de Suckie es lo más repelente que he visto, en esta temporada ha despertado y ya no es tan inocente como en la primera. Sin embargo, es su hermano Jason el que se ha convertido en mi ídolo. La serie ha ganado en nivel, al decantarse definitivamente a un modelo más cómico, exagerando los comportamientos y saliendo de la rutina imperante anteriormente.

La trama de la segunda temporada se centra en la aparición de una Ménade en la comunidad vecinal que comienza a causar estragos desatando las bajas pasiones de todo ciudadano. Junto con la aparición de una secta antivampiros que intenta causar una guerra abierta con ellos y la trama habitual para controlar a Suckie. Jason se erige en claro protagonista al afrontar y ser el principal responsable del devenir de las dos tramas y tiene escenas muy graciosas, siempre rodeado de bonitas muchachas.

Recomendada desde luego y como colofón dejo un vídeo de la fabulosa intro de la serie con música de “Bad Things” de Jace Everett: