Incompetencia

El término competencia, según el diccionario de la Real Academia Española, es “Pericia, aptitud, idoneidad para hacer algo o intervenir en un asunto determinado” que en términos mundanos podemos asimilar a realizar determinadas tareas de forma idónea aplicando la pericia propia para conseguir un resultado apto. O sea, que ser competente en una tarea consiste en realizarla de forma correcta en base a nuestra experiencia y conocimientos para obtener un resultado satisfactorio e idóneo en su contexto.

Pues bien, la vida demuestra que gran parte de los profesionales de cualquier área carecen por completo de dicho atributo fundamental en el quehacer de cualquier trabajador. Son muchos los que no saben, quieren o se esfuerzan en sus labores produciendo las temibles chapuzas “Obra hecha sin arte ni esmero” que asolan nuestro día a día. Desde el trabajo de un simple operario de obra hasta el proyecto más completo de algunos ingenieros, nos encontramos con este tipo de aberraciones que demuestran a las claras la falta de responsabilidad y profesionalidad de algunos trabajadores. Las causas pueden ser variadas, pero podemos apuntar las principales:

  1. Falta de interés en la tarea que realiza
  2. Carencia de conocimientos suficientes
  3. Trabajo apresurado
  4. Falta de medios adecuados

Cualquiera de ellos es simplemente inaceptable cuando se contrata un trabajo determinado y además, muchos de ellos son fácilmente evitables simplemente resolviendo el primer punto: “Falta de interés en la tarea que realiza“. ¿Cómo que falta de interés? ¿No es su trabajo y su fuente de ingresos? ¿No será contraproducente hacer mal su trabajo? ¿Lo seguirán contratando a pesar de ser conocida su falta de competencia? Pues sí lectores, fracasan en sus tareas por simple desidia y falta de interés, provocando visitas innecesarias al cliente, revisión de anotaciones o medidas que se suponía ya tenían, materiales que no se ajustan a lo pedido, molestias innecesarias por mala planificación de los recursos propios y retrasos en tareas simples como presupuestos y atención al cliente. Comprometen su trabajo, su futuro y prosperidad al fin y al cabo, por su mala gestión y quehacer diario. ¿Mala formación? ¿Falta de medios? ¿Tiempos límites ajustados? Podría ser, pero en la mayoría de los casos simple y llanamente incompetencia

Comentarios
  1. Hace 8 años
  2. Hace 8 años